You are here: Home // Festivales de Cine, FICG28, Noticias // FICG´28: “No son los temas sino la mirada que tengas de ellos” Pepe Valle

FICG´28: “No son los temas sino la mirada que tengas de ellos” Pepe Valle

José [Pepe] Luis Valle González

José [Pepe] Luis Valle González


por: Orlando Santos

Esta debe de ser la injusticia más grande todo el festival, la película “Workers” [hasta el momento el mejor filme de todo el festival] de José Luis Valle González [Pepe Valle] ha sido relegada al Premio Mezcal [impartido por un jurado joven] y no está en competición en la categoría de “Largometraje de Ficción Iberoamericano”. Valle definió su película como un filme donde importan más las atmósferas que los sucesos, donde predomina el mundo interior y no exterior. La cinta muestra como los protagonistas afrontan sus realidades laborales en una historia un tanto inspirada por un cuento que escuchara de un amigo de su padre sobre un suceso similar en Estados Unidos.

Poco después de la proyección de “Workers” pudimos sentarnos un rato con Pepe Valle para hablar de sus comienzos en el cine, su inspiración, el futuro dentro del arte y uno que otros comentarios sobre las diferentes industrias de cine:

¿Cómo son tus inicios en el cine?

Mi papa me metió a la fuerza en un curso de cine cuando yo tenía 13 años, yo hice berrinches y no quería ir y el me pidió que fuera a una clase y que si no me gustaba que la dejara; y al final me encantó y mira en lo que terminé. Ya después de un tiempo estudié otra carrera, estudié Letras para luego descubrir que se podía estudiar cine en México y que era accesible a mi bolsillo y entre la escuela de cine de la Universidad Nacional y egresé de allí y ya pues me dedico a esto.

A partir de esos 13 años cuando entras “forzosamente” a un curso de cine ¿Qué historias comienzan a interesarte y como van cambiando esas historias a medida que pasa el tiempo?

Cuando yo estaba en la escuela me gustaba y me hacía mucha ilusión hacer un cine de industria, un cine comercial con una tendencia a la espectacularización de la imagen, incluso tengo un cortometraje que le fue muy bien, fue mi tesis fílmica y era como de ciencia ficción, de fantasía y muy espectacular en la imagen; de hecho ganó un premio mundial de foto por parte de Kodak pero ahora ya no, ya me hice viejo… me interesan mucho más otras cosas, como generador y como consumidor de películas, algo que conecte y dialogue conmigo. Me interesa ver la condición humana, el comportamiento en condiciones mínimas y cosas que tengan que ver con las realidades ¿no?. Te pongo un ejemplo, veo una película de un tiguere guapo que se está peliando a golpes con todo mundo y al final sé que va ganar… me da pereza y termino saliendo del cine.

Al final me interesan otras cosas. El año pasado pasó algo muy interesante, publiqué un libro para niños ciegos y me preguntó alguien ¿cómo pasaste de la imagen a hacer algo para gente que no ve? y al final lo pensé y me di cuenta que lo que hay es un interés, una necesidad de expresión; entonces comunicación al final. Comunicar algo.

¿Cómo se decide un director cuando sabe lo que tiene que hacer para acaparar a las masas y generar taquilla y decide hacer películas más personales, íntimas, que le hablan a un público determinado?

Todo depende de como te estes aproximando al cine ¿no?, o sea que quieres del cine. Si quieres ser famoso, o si quieres ser millonario ¿qué quieres?. Yo pienso que yo necesariamente no tengo o debo ser cineasta; a mi me encanta escribir, pudiera ser fotográfo de foto fija porque a mí lo que me interesa en verdad es compartir visiones de cosa, en la película “Workers” quizas el protagonista más importante es Tijuana, pero es Tijuana como no se le había visto porque no hay ningún artificio, es Tijuana como yo la ví, como yo la siento.

A mí eso de la fama y la fortuna me da bastante pereza, a mí me encanta mi pequeño anonimato; por ejemplo no tengo Facebook y hoy en día si no tienes Facebook es como si no existieras y eso me encanta. Pero esto que estoy haciendo lo hago porque me interesa compartir mis visiones de cosas, mi proyecto siguiente es el proyecto más importante de mi vida que es la guerra de El Salvador, o sea yo no pude vivir en El Salvador por una guerra, pero no te lo digo como gran tragedia, de hecho la película vendría como una comedia hilarante pero mantiene una mirada de niño sobre la guerra como yo la ví, entonces yo quiero compartir ESO y si llega a la gran pantalla con miles de copias o si se distribuye en internet por un circuito alternativo chiquito de películas pequeñas para públicos pequeños pues perfecto. Yo lo que quiero es que en algún momento llegue a otro lado y haga resonancia, entonces platiquemos sobre ella.

Comentabas que “Workers” viene de una historia real ¿cómo llega esa historia a ti y cuando decides que esta va a ser tu primera película?

Igual no es un proceso consciente ni deliberado. Mi primera película es un documental sobre un supuesto milagro de Juan Pablo II. O sea yo leí la noticia en un periódico marginal chiquitico donde decía que Juan Pablo II, en 1990, tocó a un niño enfermo de leucemia y el niño sanó, eso era todo y hasta se me olvidó y a los dos años me pregunté ¿qué habrá sido de ese niño ahora? y me fui a buscarlo. La película es que es ese niño ahora: un oso de 1´90, borracho, drogadicto; fascinante la vida de este hombre ¿no? Nunca lo hubiera pensado, cómo que no hay una consciencia de esas cosas o planearlas. Nunca pensé que yo debutará con un documental y menos de ese tema y ahora “Workers” fue igual, yo me alimento de muchas de las historias que me contaban mis padres y ahora cuando les cuento “voy hacer tal cosa” me dicen “¿pero como te acuerdas de eso?” pero entonces esta persona era un amigo de mi papá que tuvo este problema con una transnacional y a mí me contaron esta base y me pareció interesante para exponer puntos de vistas, reflexiones, vivencias teniendo como base esta mera anécdota.

1nx86amusojl1lxs

“Workers” tuvo que presentarse varias veces para financiamiento ¿cómo hace un realizador para no desanimarse cuando cree que ya por fin va rodar su película y se da cuenta que todavía tiene que esperar un poco más?

Buscamos una ruta de financiamiento digamos normal, fondos nacionales e internacionales y todos nos dijeron que no y nosotros no les devolvimos ni una palabra y al siguiente año lo volvimos a meter y nos dijeron que si. Se financió con el fondo FONPROCINE de México y el World Cinema Fund pero podría no haber estado. Yo tenía un plan B con mi asistente de dirección, con mi fotográfo que son mis camaradas, con mis amigos y era como: “pues vamos hacerla por nuestro lado”, porque esa es una moneda al aire, el año que no nos dieron nada quedamos finalistas pero no ganamos y si lo pienso bien podrían no haberlo dado el segundo año; entonces es como un ejercicio de terquedad que me encantaría transmitir precisamente eso a cineastas emergente o personas que quieran hacer cosas que hagan ese ejercicio de terquedad de que lo que estas haciendo es el camino correcto y que el modo en que quieres contar las cosas es el que va.

Al final “Workers” no es un proyecto muy prometedor, no es una película taquillera, es una película con puntos de contactos muy sútiles que solo pone cosas sobre la mesa y la audiencia tiene que terminarla entonces no era fácil, dígamos, vender el proyecto.

¿Pero cómo encuentras paciencia para esperar poder realizar un proyecto que tenías pendiente realizar más temprano por cuestiones de financiamiento?

Más que reflexionar en teoría te diría que algo muy práctico, yo creo que los cineastas emergentes, independientes latinoamericanos deberían tener más de un proyecto porque “Workers” no era una película que yo tenía en mente hacer, yo tenía otro proyecto y en el inter, frustrado y cansado de las rutas de financiamiento de que no creen en ti porque no eres nadie porque no tienes nada digo: “pues hay que hacer otra cosa” y me plantié un proyecto más barato y otro MÁS barato. Entonces tienes que tener varios proyectos, porque los proyectos tienen sus momentos porque quiza este no es el año de tu proyecto pero el que viene si.

Creo que corrimos con suerte, porque conozco proyectos que tienen 15 años tratando de realizarse. Yo conozco proyectos que estuvieron con nosotros en Berlín y ahora aquí en Guadalajara que los conozco desde que son papel hace ocho años y una manera rara de verlo sería decir “oye, dura una hora y media.. ¿de verdad ocho años para ver una hora y media?” pues si porque era lo que querías, todo lo demás que te importa. Y veo estos proyectos muy emocionado, en vez de verlo como rivales, porque conocí esos proyectos cuando eran papel, cuando eran sueños. Quizas eso, no casarte con un proyecto y esperar sacarlo de aquí a quince años sino tener varios proyectos con el apoyo de las nuevas tecnologías y hacer una película “a la latina” así con los amigos en vez de esperar a este sueño que nos han vendido de Hollywood de que van a llegar cien millones de dólares y la fama y la fortuna.

Hablando ya de diferentes proyectos ¿podrías abondar sobre tu próximo proyecto del que hablas sobre la guerra de El Salvador?

La verdad es que estoy especulando, estoy suponiendo. Este proyecto estaba para hacerse antes de “Workers” y yo interrumpí el proceso para hacer “Workers” y ahora me gustaría retomarlo pero tampoco estoy tan seguro que es lo que sigue porque si esto tarda yo me pongo hacer otra cosa porque lo que queremos es hacer cosas contar cosas pero si tengo como en mente lo que me gustaría hacer como siguiente proyecto es esa visión mía como “naive”, infantil de la guerra en El Salvador y no diría que es una comedia, aunque ya lo dije, sino que al igual que “Workers” una visión absurda de las cosas. Me parecía muy absurda la guerra, todo lo que yo veía me parecía muy absurdo en ese momento. Ahora me parecería diferente pero no quiero verla como ahora, sino como entonces y me gustaría que fuera algo como “la amistad en los tiempos de guerra” con esa guerra de trasfondo y si no se da pues otro proyecto pequeño y yo feliz.

Tu dices que te enamoraste de Tijuana y por eso transportaste la historia de “Workers” allá ¿crees que pesa mucho el ambiente que rodea al cineasta latinoamericano?

Yo creo que lo más bonito que hay en un medio de expresión artística, en este caso el cine, es que ha espacio para todo. El cineasta latinoamericano no tiene un “deber ser” pero me gustaría compartir la experiencia y que entonces cineastas emergentes tuvieran la consciencia de que si vana a contar algún tipo de historia sepan que hay gente interesante en todo el mundo, o sea es no tener el juicio previo de decir “es que esto a nadie le interesa” y entonces terminar imitando el cine o la televisión hollywoodense, que está muy bien; a mí me encantan las series gringas, son perfectas, ya ni sé a cual irles. No me interesa para hacerlo, una cosa es mi faceta de consumidor y otra cosa es otro nivel, hay muchos niveles de lecturas para las cosas y hay público para todo. Yo busco producciones de cineastas de Sri Lanka, de Malasia, de Paraguay…. cinematografías digamos: raras, poco atendidas por el mainstream pero son gente contando cosas de su mundo, de como lo ven y eso a mí me interesa; esa premisa de trabajo a mi me encanta, “cuentame un mundo”, yo quiero contar como veo yo Tijuana, no como es y ahora quiero contar como ví yo la guerra de El Salvador. El realizador debe contar lo que quiere contar sin tener prejuicios.

Hace un rato conversábamos de como en la India el 97% de la taquilla proviene del cine de la India o sea que a la gente de la India le gusta verse en pantalla y a nosotros no por una deformación de la cultura dominante por casi ya cien años. A los mexicanos no nos gusta vernos en pantalla.

Eso podría definirse como un mal latino. La cantidad de películas hollywoodenses que se muestran en nuestras salas de cine son una cantidad enorme y ya cuando llega un producto local nos parece bastante extraño. Pero no es diciendo que tener este tipo de cine es algo malo pero que no haya espacio para el producto local si lo es. ¿qué piensas de eso?

Si, ese cine está muy bien, no es que sea malo, pero que sea una aplanadora que no deje ningún resquicio para la existencia de otras manifestaciones, de otro tipo de cine, que tuvieran oportunidad. Por ejemplo, vas a una sala de cine y de 10 salas en 9 está “El Hobbit” ¿qué haces si no quieres ver El hobbit? te jodes. No es que estén malas es que me gustaría tener un poco más de opciones como en un restaurant que llego y me dan oportunidad de comer otras cosas.

En algunos países ya se da en básica una materia que se llama “Apreciación Cinematográfica” y así desde muy chicos se aprender amar y ver cine, en especial el cine nacional de esos países. Esto sería una buena iniciativa para toda latinoamerica.

Imagen de la película "Workers"

Imagen de la película “Workers”

José Luis Valle González es salvadoreño naturalizado mexicano. El cineasta es egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos. En el 2009 estrenó su primer largometraje documental “El milagro del papa”. “Workers” es su primer largometraje de ficción.

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.