You are here: Home // Peliculas, Reviews // La Musiquita Por Dentro (Dir. Ernesto Alemany, 2019)

La Musiquita Por Dentro (Dir. Ernesto Alemany, 2019)


por: Orlando Santos

“Lo más grande que aprenderás en esta vida es amar y ser amado”  – [Cristian, Moulin Rouge!, 2001]

Las comedias románticas siempre tendrán un lugar especial en la historia del cine. A lo largo de la narrativa, el amor se ha convertido en un arma poderosa para generar empatía; mezclada con el cine, ha demostrado ser una apuesta segura para el éxito y el aprecio del público.

Sin embargo, como todo género narrativo que depende mucho de lo que tiene a su alrededor, la comedia romántica creó unas características que se fueron convirtiendo en algo bastante anticuado, guardando algunas excepciones, destacando el pasado año, con filmes como “Crazy Rich Asians”, “Love, Simon”, “To All The Boys I’ve Loved Before”. El género ha sabido brindarnos la maravillosa fantasía del amor (“When Harry Met Sally”, “You’ve Got Mail” por mencionar algunas. Es válido destacar a Meg Ryan, la reina de las comedias románticas de los años noventa) y también la realidad que retratan filmes de Woody Allen, “The Apartment” de Billy Wilder o más recientemente, “500 Days of Summer” de Marc Webb.

A “La Musiquita por Dentro” de la dupla Ernesto Alemany en dirección y Miguel Yarull en guión (La Gunguna, Loki7) la encontramos en esa categoría de retratar la fantasía del amor que supera todos los obstáculos en una manera sosa, desfasada y brindando más protagonismo a la empresa que financió en la película y figura prominentemente en esta historia.

La tercera película de Alemany/Yarull es una comedia romántica “por el libro”; de hecho, de sus películas se puede identificar claramente una preocupación por tener un inicio, un desarrollo y un final. La producción, sin embargo, es la más pobre en términos técnicos y narrativos del director y el guionista.

“La Musiquita por Dentro” explota lo clásico de la comedia romántica. Dos personas tienen cierta química al inicio que pretende ser amor, se enamoran, se enfrentan a un obstáculo en su relación y lo superan. La diferencia en esta ocasión parte de lo pobremente escrito y dirigido de la historia y de las interpretaciones frente a cámara que, salvo algunas muy pocas excepciones, provocan vergüenza ajena.

Guti (Christian Álvarez) es un aparente hijo de papi y mami que la producción ha estereotipado lo más posible; igual como su rival, el novio de Mar (María del Mar Bonelly); el chico fuerte y bonito que es un imbécil pero que se consigue a todas las mujeres. Una representación del estereotipo ya representado en un recuerdo de Guti.

La producción busca apoyarse, a más no poder, en las características principales de la mayoría de las comedias románticas de hace veinte y treinta años, con el mayor desdén posible. “La musiquita por dentro” parece una de esas labores que no tienes nada ganas de hacer pero la haces con obligación. Es una producción, sorprendentemente, que canaliza con el trabajo de Roberto Ángel Salcedo, en donde es más importante tratar de hacer bien un producto o una marca; que la trama y los personajes que supuestamente construyen la historia que está frente a pantalla.

Solo existe un momento decente, en su totalidad, dentro de la producción. Cuando Mar recoge molesta sus cosas del escritorio que está al lado de Guti y le dice con toda su furia contenida “tú estás muerto pa mí”. Este es el único instante en que se siente una pizca de honestidad en las actuaciones y en la puesta en escena. Luego, la nada.  

Los tiempos han cambiado y ese cambio es palpable siempre en el arte. Tomemos por ejemplo la más reciente “Spiderman: Homecoming”  en donde el caucásico Peter Parker comparte escuela pública con una comunidad claramente diversa. En 1962, la primera aparición de Spiderman/Parker, claramente no existía esa diversidad en una escuela norteamericana. Todavía hace 17 años, en donde si la diversidad en NY [donde se desarrolla el universo de Spiderman] era reconocible, Hollywood se resguardaba completamente un elenco blanqueado para sus películas. La realidad es ahora otra y por eso “Homecoming” muestra diversidad en los compañeros de Peter Parker.

Extiendo este breve análisis sobre Spiderman porque en términos narrativos, además de una dejadez clara a la hora de contar una historia, “La musiquita por dentro” es desfasada y anticuada en la presentación de sus personajes y conflictos. El título es irónico debido a la fatal mezcla de sonido que tiene la producción. Lo que se siente más “afinado” es el afán de presentar a una compañía privada como la Cervecería Nacional Dominicana como un lugar de ensueño para trabajar, que no lo es, y un festival de música como el “Festival Presidente” como una fiesta de oportunidades para nuevos talentos, que rara vez lo ha sido. Es algo cínico y de mal gusto que, al igual que otras producciones dominicanas como las de el ya mencionado Salcedo o Archie López, parece más un anuncio de 90 minutos que una película.

Fue solo hace cinco años que se estrenó “La Gunguna”. Un thriller que con sus fallas lograba con encanto explorar el crimen, la corrupción y el abuso de poder con una extraordinaria banda sonora, excelentes actuaciones y un buen toque de fantasía urbana que viene de los cuentos de Miguel Yarull (“La Gunguna” está basada en el cuento “Montás” del mismo Yarull).

Cinco años, que luego de ver esta, la más reciente producción de la colaboración Alemany/Yarull, parece que ha pasado mucho más tiempo. Ambos incluso parecen un director y un guionista completamente diferentes a partir de “Loki7” y “La Musiquita por Dentro”. El deseo de ver otra producción encabezada por Alemany/Yarull ha sido reducido al mismo que tengo de volver a presenciar algo de Roberto Ángel Salcedo y/o Archie López.

Y más importante, no tengo nunca ningún deseo de pagar por ver un video institucional.

Ese merenguito de Gabriel merecía más porque está bien simpático. 

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.