You are here: Home // Editorial, Noticias, Podcast, Primera Toma Radio // Primera Toma: Un cine anclado o breves apuntes sobre algunas películas del año 2018

Primera Toma: Un cine anclado o breves apuntes sobre algunas películas del año 2018


Pueden encontrar el podcast de Primera Toma donde se habla de lo mejor del cine en el 2018 hasta la fecha al final del artículo.

por: Diego Cepeda

Muchos críticos han comentado sobre la esencia del cine, quizás, ninguno lo ha explicitado mejor que Serge Daney cuando nos hablaba de que la esencia del cine no son las imágenes, sino el propio acto de mostrar*. Chaplin, por ejemplo, tenía esa pasión por mostrar, incluso, de mostrarse así mismo mostrando; el cineasta es un intermediario al disponer los objetos, las emociones y los gestos, no como un fin en sí mismo, sino como medio. Esta disposición a través de la mostración es lo que hace posible un diálogo. El cineasta es quien dice “he visto esto, míralo” y el espectador es quien responde compartiendo esa mirada.

Bajo esta idea, el cine del 2018 nos ha ido mostrando, entre otras cosas, los rostros de la gente común (Faces, Places), nuevas formas de contemplar el océano (Drift), algunos atisbos de todo aquello que permanece oculto en nuestras sociedades (Cocote), la infancia del cine (The Lion Sleeps Tonight), los paraísos artificiales (El Sitio de los Sitios), y más recientemente, la reivindicación de la belleza de la velocidad a través del cuerpo en movimiento (Mission Impossible: Fallout). A continuación, unos breves apuntes sobre algunas de estas películas:

Monet diría que el pintor no tiene que pintar lo que ve, porque no vemos nada, sino, pintar el hecho de que no vemos. “Cocote” (Nelson Carlo de los Santos), es una película que al disponerse a dar forma a aquello que aún no había sido filmado, empieza a trazar una nueva gramática: Las contradicciones y las dislocaciones de una identidad que se resiste a ser definida. Una película en la que el ruido – o mejor dicho, el diálogo – se va moviendo dialécticamente: entre la luz y la oscuridad, entre el movimiento y la estasis, entre los gritos y los susurros, entre la venganza y la justicia.

Por otro lado, con una película como Visages, Villages (Faces, Places), Agnés Varda, muy consciente de su mortalidad y de sus problemas de visión, trata con una pasión inmensurable de ver todo lo que puede ser visto. Para esto se embarca en un viaje con el “photograffeur” y artista contemporáneo JR. La película es un tributo a la gente común, en donde, a través de fotografías gigantes, los individuos se expanden más allá de sus circunstancias físicas y sacan a relucir la belleza de lo cotidiano.

Con Treinta Lumes (Diana Toucedo) los mitos fundacionales y la historia factual se entrecruzan sin distinción entre la ficción y el documental. En lugar de fronteras, esta película traza un puente entre la fantasía y la construcción de una geografía gallega a través de la memoria y el presente.

Drift (Helena Wittmann) es una de las películas más especiales de todo el año, en donde encontramos, a través de la historia de una separación entre dos amigas, la experiencia del tiempo y la distancia. Recordando a un cine intimista como el de Chantal Akerman y con guiños hacia uno a base de formas como el de Michael Snow, una película puede hacer dialogar el movimiento y la quietud a través del retrato del océano: aquello que une y separa a ambos personajes.

Finalmente, la infancia y el azar se vuelven a encontrar con el cine en Le lion est mort ce soir (The Lion Sleeps Tonight, Nobuhiro Suwa), en donde un grupo de niños hacen películas con un Jean-Pierre Léaud (Les quatre cents coups) que sólo piensa en la muerte.

En 1976, durante la última conferencia de su anti-cours en Canadá, Henri Langlois abordó la discusión sobre el futuro del cine enseñando películas de Chaplin**. Decía que como éste era un cineasta que aún estaba adelantado a su tiempo, encajaba perfectamente en la definición. No esperemos que el cine del 2018 nos enseñe sobre el cine del mañana, el cine aún tiene mucho futuro anclado, nuestro trabajo, sin embargo, sería reconocer aquellas miradas que van tirando poco a poco, de esas cadenas: Ya es hora de que la vida devuelva todo lo que le ha robado al cine***.

* Serge Daney: Itinéraire d’un ‘ciné-fils’ (Boutang, Rabourdin) (1992)

** Henri Langlois: The Phantom of the Cinémathèque (Richard) (2005)

*** Frase atribuida al cineasta francés Louis Delluc.

Primera Toma Podcast: Lo mejor del cine hasta 2018

 

 

 

 

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.