You are here: Home // Festivales de Cine, FICG33, Peliculas, Reviews Internacional // Reseña: La Incertidumbre [dir. Haroldo Fajardo, 2018] #FICG33

Reseña: La Incertidumbre [dir. Haroldo Fajardo, 2018] #FICG33


por: Orlando Santos

El cine latinoamericano, el que sale de sus rincones, el que llega a países hermanos, por lo regular cuenta una historia casi épica de la idiosincrasia; son historias que de alguna forma tienen que romper el molde o “trascender” porque ha sido casi imperdonable para el cine latinoamericano contar pequeñas historias y lograr la misma oportunidad de difusión. Por esto es tan importante el FICG y su apoyo al cine local. Por esto son importantes filmes como “La Incertidumbre”.

El segundo largometraje del tapatío Haroldo Fajardo impacta de forma positiva y negativa inmediatamente. Por un lado demuestra lo interesante de su puesta en escena y decisión fotográfica, retratada en un hermoso blanco y negro en un claustrofóbico formato 4:3 y por otro hace alusión a una especie de historia de superación personal con el intento poético de la narración del protagonista revelando que está sería la “versión cuatrocienta y tanto de sí mismo”. Por suerte lo primero se impone y lo segundo no pasa de esas declaraciones iniciales.

“La incertidumbre” narra la historia de Gerardo (Gustavo G. Ávila), el propietario rockero de un bar al que sus delirios de fama arrastran en una espiral decadente. Una historia simple que rara vez vemos salir de nuestro países porque no cuentan con una declaración política, un retrato de dictadura o un nostálgico retrato de época. Es la historia de un grupo pequeño de personas que viven el día a día en el presente. Historia que podemos encontrar cada noche donde sea que estemos.

La simpleza de la historia sirve para el trabajo extraordinario que realizan Fajardo y su directora de fotografía Nabil Quintero. Visualmente, la película está narrada con perfecto sentido con una división de dos partes: una especie de ascenso del protagonista y luego su descenso. El retrato visual es tan interesante que la película puede ser vista sin audio y sería comprendida de la misma forma. Fajardo y Quintero logran retratar a Gerardo, sus relaciones y el mundo que le rodea, con tanta confianza y sinceridad que es palpable el avance y el cambio de los personajes con solo las imágenes.

El filme también cuenta con el apoyo de las orgánicas interpretaciones de Ávila, Daffne Bórquez como Andrea, Angélica Garay como Larissa y todo el reparto. Junto con las imágenes le da una cierta veracidad encantadora a la historia que se desenvuelve frente a nosotros. La puesta en escena, la fotografía y las actuaciones son suficientes para perdonar las fallas de la producción.

El guion de “La Incertidumbre” tiene sus fallas en los pocos diálogos de la película. Mientras la historia de Gustavo está bien clara, son [en ocasiones] estas pequeñas interacciones verbales entre los personajes las que desconectan brevemente de historia. Son estos momentos también que destacan lo importante que es la elaboración de diálogos significativos en un guion, especialmente para una película que tiene tan pocos y se convierten en algo vital dentro de la narración. Ejemplo del empleo de estos diálogos dentro del filme, que además de ingenuos parecen redundantes, es luego de que una chica rechaza a Gustavo y luego de una clara reacción de desdén declara (y parafraseo): “¿Quién eres tú para rechazarme?”.

Así como algunos diálogos se sienten de más e incluso como una contradicción de la narración visual, también lo hace la mezcla de sonido.

Como película “rockera”, el filme de Fajardo busca apoyarse en el sonido, en la selección musical y específicamente en una canción que narra también el sentir de su protagonista. Salvo una escena en donde Gustavo interpreta esta canción casi en su totalidad, la edición y mezcla de sonido no le hacen justicia a la narración cinematográfica que tiene la película. Es, irónicamente, una historia rockera donde el audio es de lo más débil de la producción.

“La incertidumbre” también tiene algo muy importante: una pieza artística es tan relevante como lo que sucede a su alrededor, o viene tomando relevancia a medida que los tiempos cambian. Gustavo es el personaje que entiende que tiene derecho y poder por su estatus sobre las mujeres y el límite que cruza es la violación en un retrato clarísimo y fuerte sobre el consentimiento. De nuevo la cámara de Quintero y la puesta en escena hacen de esta escena una de las mejores sobre el tema que he visto desde el boom del debate de acoso y violación sexual en la industria hollywoodense a finales del verano pasado. Es también un claro ejemplo de lo bien pensada que estuvo toda esta historia desde su guion, salvo las fallas ya destacadas.

Nosotros como audiencia, cinéfilos y críticos latinoamericanos celebramos este tipo de historias pequeñas de otras industrias pero rara vez vemos y/o elogiamos narrativas similares de nuestros territorios. Es siempre bueno ver realizadores interesados en contar sus historias y en festivales concentrados en celebrarlas.

P.S:. que palabra tan bonita: Incertidumbre. 

El director Haroldo Fajardo junto a la directora de fotografía Nabil Quintero.
Foto por: Paula Vásquez.

La Incertidumbre
2018
dir. Haroldo Fajardo
Interpretaciones: Gustavo Ávila, Daffne Bórquez, Angélica Garay. 

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.