You are here: Home // Festivales de Cine, FICG33 // FICG 33: La música y el cabaret

FICG 33: La música y el cabaret

Ninón Sevilla en “Víctimas del Pecado” de Emilio Fernández

por: Orlando Santos

“… mirada inflamada, boca de incendio, todo se alza en Ninón (la frente, las pestañas, la nariz, el labio superior, la garganta, el tono)… como otras tantas flechas disparadas ella es un oblicuo desafío a la moral burguesa, a la cristiana.” Francois Truffaut. 

Una de las más interesantes secciones que tiene el Festival Internacional de Cine de Guadalajara este año es las restauraciones denominadas “Vuelve el Cabaret” donde podremos disfrutar de dos filmes de Alberto Gout, dos de Emilio Fernández y uno de José Díaz Morales; pero en cuatro de ella con la imponente presencia de Ninón Sevilla. Iniciando con “Víctimas del Pecado” de Fernández.

El género de rumbera, o de cabaret, fue uno de los más populares del cine mexicano en la década de los 40 y 50. Este subgénero le brindo al cine mexicano a jugar exitosamente con influencias del cine de una manera muy interesante. La mezcla de melodrama, musical y film noir dan al cabaret cinematográfico mexicano un encanto difícil de olvidar y estas restauraciones son ejemplo de lo visualmente hermoso de estos filmes y de como las películas siempre serán mejor disfrutadas en una sala de cine.

Y aquí está Ninón, el sazón cubano en el cine mexicano que fue vital en la época de ese cine y que como beldad fue comparada a Marlene Dietrich y Ginger Rogers mientras que enamoró a personalidades como Francois Truffaut y Edith Piaf. La presencia de Ninón es más que palpable en “Víctimas de Pecado”, el filme de Fernández que juega perfectamente con el melodrama y el film noir y donde la actriz, cantante y bailarina hace de una perfecta, sin quererlo, femme fatale. 

Los festivales de cine están hecho para esto, para hacer memoria y para celebrar el cine en su máxima expresión y el género de cabaret, uno de esos pilares de uno de los cine más longevos de latinoamérica.

La música inició el festival con “La Incertidumbre”, segundo filme de Haroldo Fajardo, que trata sobre un vocalista de una banda de rock que se sumerge en una especie de autodestrucción. El filme propone un estilo visual muy interesante. La relación de Fajardo y su directora de fotografía Nabil Quintero presentan un filme retratado en blanco y negro y en un claustrofóbico 4:3 de dimensión visual que junto a un uso interesante de los reflejos en varias escenas de las películas retratan perfectamente la destrucción a la que se va sometiendo su personaje principal, interpretado por Gustavo Ávila.

Las declaraciones de Fajardo al final de la película son interesantes. El director se declaró primero fanático de la música y editor antes que director cuando el trabajo visual de la película es el más interesante. Incluso la mezcla de sonido, y el guión, dejan mucho que desear en ocasiones pero muestran una historia personal, urbana y sencilla que rara vez se ve masivamente del cine latino. Por esto es importante un festival como el FICG, por lo regular los demás festivales esperan una historia extraordinaria o agobiante del cine de América Latina y es bueno ver que cineastas como Fajardo entienden que una historia de un nicho pequeño, de relaciones simples deben ser contadas también.

Ahora, simple no es la palabra adecuada para definir a Rita Guerrero. La cantante, actriz y activista tapatía fue una de las voces más importante del rock mexicano como vocalista de la banda Santa Sabina y terminó convirtiéndose en una especie de deidad artística de la irreverencia, la cultura y la industria musical latina de finales desde finales de los 80.

El documental “Rita” dirigido por Arturo Díaz Santana tiene un acercamiento interesante a una de las figuras más polarizantes de la música mexicana. Díaz documenta los inicios de la artista al igual que sus conexiones y rupturas con los miembros de Santa Sabina. Rita pasa de una prodigio, a una voz incomparable, a un ente caótico, a un arte viviente. El filme deja bien claro que al igual como lo hizo Rita a lo largo de su carrera, el arte debe estar en constante cambio y debe buscar la reacción de quiénes lo consumen. “Tenemos el arte porque perdimos el paraíso” dice uno de los colegas de la artista haciendo referencia a que es lo más cerca al paraíso que tenemos como seres humanos.

El FICG siempre ha tenido una preocupación por presentar trabajos que hablen de música. Desde los documentales a la ficción la música siempre está presente en el festival y aunque ninguno de los filmes mencionados estén en la sección “Son de Cine”, exclusiva para filmes sobre el arte de la música, “La Incertidumbre”, “Rita” y “Víctimas del pecado” reflejan lo importante que es y ha sido la música en nuestro comportamiento y la dependencia que tenemos de ella para contar nuestras historias.

 

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.