You are here: Home // Editorial, Teatro // Editorial: La diferencia entre actuación de cine y teatro es palpable en “Esperando a Godot”

Editorial: La diferencia entre actuación de cine y teatro es palpable en “Esperando a Godot”

Pepe Sierra y Patricio León como Gogo y Didi en "Esperando a Godot"

Pepe Sierra y Patricio León como Gogo y Didi en “Esperando a Godot”

por: Orlando Santos

Nota aclaratoria: Como crítico de cine, siempre lo he preferido frente al teatro y por eso hablo más del primero que del segundo. No es mi intención iniciar, sin más ni más, un camino en reseñar teatro, para eso se requiere una dedicación como audiencia que he priorizado para el cine y entiendo que no podría hacerlo de la misma manera con las tablas. Así que pueden tomar este editorial con pinzas.

En numerosas ocasiones se ha destacado la diferencia de una actuación en cine y una actuación en teatro. Una de las definiciones más utilizadas es que quién actúa para cine le habla a quien está en primera de la fila, mientras que quién actúa para teatro debe hacerlo para quién está en la última fila. También se destaca lo orgánico de la actuación en el cine en comparación a la exageración, en el buen sentido de la palabra, y grandiosa interpretación requerida en teatro. Frente a la cámara se puede ser más sútil, controlado y utilizar expresiones naturales mientras que en teatro el intérprete debe estremecer con todo su cuerpo.

En “Esperando a Godot” estas diferencias son claras entre Pepe Sierra y Patricio León. Mientras que Sierra crea un puente perfecto entre la actuación teatral y la cinematográfica, León se mantiene fiel a las tablas, asegurándose de que absolutamente toda la audiencia capte las acciones de su personaje Didi. Sierra, interpretando a Gogo, se nota confiado de entender cuando la atención está sobre su personaje y su interpretación cae, en la mayoría de las ocasiones, en lo orgánico de una actuación frente a cámaras.

Las interpretaciones definitivamente son lo más interesante de una obra que requiere mucho de sus personajes principales y Sierra y León, desde sus acercamientos muy diferentes, cargan por completo con la traducción de la magistral obra de Beckett.

“Esperando a Godot” fue escrita por Beckett a final de los 1940 y estrenada en 1953 en París. La versión anglosajona fue presentada en Londres en 1955 y en 1990 fue elegida como la obra teatral presentada en inglés más significativa del siglo XX por el British Royal National Theater. La obra trata sobre Vladimir [Didi] y Estragón [Gogo] que esperan a un hombre, Godot, que nunca llega. Aquí Beckett aprovecha para establecer una alegoría de la vida, un crítica social a la opresión y a un sistema que mantiene como robots estáticos a los ciudadanos menos afortunados.

La obra ha sido representada en todo el mundo y encima es una lectura exquisita; una lectura que refleja claramente la mezcla de interpretación que pueden tener en escena y que pudimos disfrutar en esta versión dominicana. Al final no solo Sierra tiene esa tendencia orgánica sino también Josué Hirujo, quién en sus dos apariciones en escena tiene un timing perfecto, con una sutileza que borra completamente la frontera entre actuación de cine y de teatro. Hirujo también tuvo una interpretación similar en “Jamlet” [versión criolla de “Hamlet” de William Shakespeare y montada por estudiantes del Teatro Alternativo de Lorena Oliva] hace poco más de un año, hay allí un talento  extraordinario que se debe seguir explotando. Las actuaciones las completan Omar Ramírez y Noel Ventura, ambos manteniendo la fuerza requerida en sus interpretaciones con el ritmo y el posicionamiento de un trabajo extenso de ensayos y de talento. Por su lado, Ventura también demuestra la capacidad que tiene para la comedia física y es quien más se ve obligado a utilizar su cuerpo con arma dramática.

También resulta interesante cómo ambas formas del arte han ido cambiando a través de los años. El cine explora nuevas tecnologías para que la audiencia pueda adentrarse más en la historia. El 3D y el 4D se han convertido en normas de entretenimiento para hacer “sentir” más a la audiencia que está mira la película. Tanto es así que hace unos años Francis Ford Coppola destacó que el cine está evolucionando tanto que terminará “convirtiéndose en el teatro”. Por su lado, el teatro [y en mi caso lo he visto más en los documentales] también ha explotado en lo que puede la tecnología. Al integrar micrófonos a sus protagonistas, ya los intérpretes pueden modular su voz de una manera más orgánica y sutil y no de la manera extravagante que se conoce en las tablas para que toda la audiencia escuche y comprenda los parlamentos de los actores. Puristas de ambos lados tendemos a negar estas evoluciones, muchos prefieren el cine que conocen sin los artilugios del 3D o los asientos que tiemblan y muchos prefieren el teatro donde el único armamento de los intérpretes es su cuerpo, sin acrecentamientos externos.

Sin embargo, “Esperando a Godot” ha dado un ejemplo de cómo pueden convivir ambas interpretaciones. Así filmes como “Carnage” [dir. Roman Polanski], “Anna Karenina”  [dir. Joe Wright] y más recientemente “Fences” [dir. Denzel Washington] mezclaron puramente el teatro frente a las cámaras. Sí, la base de la actuación en general viene del teatro, así que el cine siempre se ha visto influenciado por él. De hecho, en la “época dorada del cine” entre las décadas de 1930 y 1960 las interpretaciones eran muy teatrales, no fue hasta la década de los 70 cuando la interpretación frente a las cámaras comienza a ser más sutil y orgánica. Un ejemplo reconocido y mencionado de esto es Marlon Brando de quién podemos mencionar sus interpretaciones en “A streetcar named desire” y “The Godfather”, la primera teatral [proveniente de una obra de teatro adaptada al cine] y la segunda icónica dentro de la cinematografía.

La obra de teatro de la que se habla en este artículo fue escrita por Samuel Beckett y se presentó en Casa de Teatro del 26 al 29 de octubre de este año. Fue producida por Patricio León y dirigida por Manuel Chapuseaux. Este escrito parte de la puesta en escena celebrada el sábado 28 de octubre.

Tags:

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.