You are here: Home // Editoriales, Noticias, Peliculas // Editorial: Lo mejor del cine dominicano en 2016

Editorial: Lo mejor del cine dominicano en 2016

fotorcreatederredecine
por: Orlando Santos

Este sábado 26 de noviembre sostendré un Facebook Live a las 5pm a través del fanpage de Cine Dominciano [https://www.facebook.com/Cinedominicanonet/?fref=ts] junto a los directores: Abinadab Alberto, director de “Camino a Higüey”; Bladimir Abud, director de “A orillas del mar”; Johanne Gómez, directora de “Caribbean Fantasy” y Tatiana Fernández, directora de “Nana”. No se lo pierdan.  

En muchas ocasiones he mencionado como la cantidad supera la calidad, no solo en nuestro país sino en todo el mundo. En Estados Unidos, España, Italia y México -por poner algunos ejemplos- la gran mayoría de las películas son desechos en comparación a las pocas joyas cinematográficas que hemos sabido recibir de esos países.

A diferencia de años anteriores, donde se analizaba el cine realizado en nuestro país como un intento de reflejo de nuestra “realidad”, la conversación cambió hace un tiempo por una más seria. Sea por lo que ha brindado la ley de cine o por las también joyas cinematográficas que sí han salido de nuestro país, desde cortometrajes hasta documentales y largometrajes de ficción.

Podemos decir que el cine dominicano sí ha presentado una evolución -aunque a la velocidad de miel de abeja cayendo desde una botella- en sus producciones y en su audiencia [más una evolución por el hastío que por la adquisición de nuevos gustos].

Sin embargo, este año ha sido el más atroz de todos en cuanto a largometrajes de ficción se trata.

En un tiempo en donde el punto de conversación ya no es sólo las películas de Archie López, Alfonso Rodríguez y Ángel Muñiz sino una plétora de producciones que incluyen incluso un cortometraje extraordinario para Instagram [“La Pasión Original”] de la mano de Iván Herrera, -una de las mejores producciones de este año- ya la conversación contemplativa que se tenía sobre la comedia extendida desde la televisión es anticuada.

"La pasión original" is my entry to the #tiffxinstagram it portraits a man's journey to the other side in one of the most underground slums of the Dominican Republic. Feat. rap artist Original Juan @originaljuan80 and the friends from 42nd street in Capotillo city, Santo Domingo. Mucha gente a quienes agradecer. Full credits list on my Vimeo Channel. Gracias a todos. @directher @xavierdolan @racheleryle @nabildo @benrichardson @priyankachopra @jamesfrancotv @tiff_net

A video posted by ivanherrera (@ivanherrera) on

Por otro lado, ver que nuevos realizadores [incluso aquellos que procuran hacer un trabajo “serio” y quieren distanciarse de la comedia burda] presentan hoy en día producciones con un muy bajo criterio tanto narrativo como técnico, es una cuestión que requeriría un estudio adicional. Por suerte este año tuvimos los documentales.

Cuando hablamos de festivales de cine en nuestro país, siempre hay que destacar de primera instancia a la Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo. “La Muestra”, de la mano de Arturo Rodríguez fue una embajadora del cine latinoamericano, el cine documental y el cine dominicano que pudiese encontrar en esos tiempos [“Ruido” de César Rodríguez, “Espejismo” de Víctor Ramírez; su apoyo brindado a la producción de “El Manuscrito” de Alan Nadal Piantini ], trabajo que ha continuado su actual directora Lidia Bastos [la proyección del cortometraje “Azrael y Malaquias” de Alexander Viola y el documental “Caribbean Fantasy” de Johanne Gómez en una misma tanda es un ejemplo del continuo apoyo de la muestra].

Este trabajo se sigue esparciendo entre el Festival Internacional de Cine de Fine Arts, el Festival de Cine Global Dominicano y el Festival Internacional de Cine Independiente de Santiago, IFFIC. Sin embargo, en los últimos tres años debemos destacar el surgimiento del Festival de Documentales RDoc como otra herramienta de difusión del audiovisual de origen criollo.

RDoc ha premiado en los últimos tres años a tres de las mejores películas producidas en nuestro país: “Blanco” de Melvin Durán en 2014, “Tú y yo” de Natalia Cabral y Oriol Estrada [que se estará presentando el lunes 28 en el Colonial Gate como parte del Festival Internacional de Cine Opera Prima] en 2015 y ahora “Nana” de Tatiana Fernández. El RDoc también presentó su mejor cartelera este año donde tuvo su estreno “Caribbean Fantasy” de Johanne Gómez y los excelentes trabajos de Jean Jean [Si Dios quiere Yuli] y Carlos Rodríguez [Trans-It].

“Nana” y “Caribbean Fantasy” no sólo son las mejores películas dominicanas de 2016 sino que también son de las mejores películas del año en general. Al listado del tope de cine dominicano agregamos el también documental “Camino a Higüey”  de Abinadab Alberto. El único filme de ficción destacable de este año es responsabilidad de Bladimir Abud: “A orillas del mar”.

Pero ¿por qué el 2016 es uno de los peores años en cuanto a largometrajes de ficción?

A muchas personas se les olvida que la primera vez que fueron estrenadas más de dos películas dominicanas en un mismo año fue en 2008. Luego no fue hasta 2010 en donde incluso por primera vez tuvimos un par de películas dominicanas en cartelera al mismo tiempo. A partir de allí es que las producciones dominicanas superan los 8, 10, 12 estrenos por año y la cantidad de películas que se ruedan al año es casi el triple.

Así que cuando hablamos del peor año en cuanto a largometrajes de ficción es porque cuando vemos más allá de “A orillas del mar” nos topamos con la película de Roberto Ángel Salcedo “¿Pa qué me casé?”. Fuera de la ridícula comedia, en el peor de los sentidos, la película populista está decentemente retratada, mezclada y presentada mientras que las demás películas de ficción fallan hasta en lo técnico hasta el punto de molestar a la audiencia con el pobre sonido, fotografía e interpretación de sus actores.

“Cuentas por Cobrar” de Ronni Castillo; “Verdad o Reto” de Suzette Reyes y “Loki7” de Ernesto Alemany fallaron en presentar un filme que ameritara el precio de taquilla. Mientras que, como entretenimiento [ya sea malo o bueno o de su gusto particular] la producción de Salcedo por lo menos justificaba su costo de boleta.

Ni hablar de la mediocridad existente en las “niñas lindas” de la Dirección General de Cine de este año: “Flor de Azúcar” de Fernando Báez y “La Familia Reyna” de Tito Rodríguez. Al menos esta última fue una historia coherente, mientras que lo de Báez era un conjunto de intento de imágenes turísticas que ocultaban el crimen que fue su descaro de “adaptar” un cuento de Juan Bosch.

Si estos tres años han sido indicativos de algo, es que la DGCINE y las autoridades que supuestamente tienen interés en el Séptimo Arte, deben prestar una mayor atención a los documentales.

“Nana” y “Caribbean Fantasy” pasaron las de Caín para estrenarse. No hablemos de la poca distribución que tuvieron “Blanco” y “Tú y yo”. Mejores filmes que esos es muy difícil de encontrar en los últimos 5 años. Sólo “Dólares de Arena” de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas y “La Gunguna” de Ernesto Alemany en cuanto a largometrajes de ficción se trata.

También habría que destacar “Azrael y Malaquias” de Alexander Viola y “Tiznao” de Andrés Farías que recientemente se presentó en el Festival Internacional de Cine Fine Arts. No podría dejar de mencionar uno de mis favoritos y una de las mejores producciones realizadas en nuestro país, “El ave del paraíso” de Iván Herrera.

Existe un “Yo no se qué” en el cine dominicano que hay que saber buscar y saber apoyar. Es imposible ganarle a “grandes producciones” en términos de publicidad, pero si las entidades que buscan promover el cine sólo se concentran en difundir solo informaciones de estas grandes producciones entonces hacer cine como catarsis, como maquinaria de crear empatía, como arte, como buen entretenimento, como revolución social, como reflejo de la vida; será imposible.

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.