You are here: Home // Editoriales, Noticias // Editorial: La vergonzosa elección dominicana para los Goya/Oscar

Editorial: La vergonzosa elección dominicana para los Goya/Oscar

patrickstewart
por: Orlando Santos

Desde la formación de la Dirección General de Cine (DGCINE), ha sido costumbre elegir uno o dos filmes como propuesta oficial del país en los premios Oscar de la Academy of Motion Picture Arts and Sciences, de Estados Unidos, y los Goya otorgados por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de España, en los renglones de mejor película de habla no inglesa y mejor producción iberoamericana, respectivamente.

Varios años han transcurrido y ni una sola película dominicana ha logrado estar siquiera en la pre-selección para estos premios. Y conste, esto no es exclusivamente un problema de calidad, porque calidad sí ha existido.

Películas como “Dólares de Arena” [representante para los Oscar el año pasado] y “La Gunguna” [representante para los Goya] fueron elecciones que tenían toda la potestad de ser nominadas a ambos premios. Incluso existen omisiones que pudieron haber llegado bastante lejos como “Blanco”, “Tu y Yo”, y en este año “Nana” y “Caribbean Fantasy”.

La ópera prima de Bladimir Abud, “La lucha de Ana” fue también una omisión relevante. Lo que sucede con estos premios es que no sólo se requiere la calidad para “triunfar”. Los filmes deben hacer lobbyismo, publicidad y presentarse en las ciudades más grandes de Estados Unidos [NY, Los Ángeles, Chicago] en el caso de los Oscar y lugares como Madrid y Barcelona en el caso de los Goya. Apenas hace unos meses fue que “La Gunguna” tuvo presencia en cines de la ciudad catalana, tiempo después de la premiación a la que fue presentada.

Empero, en esta ocasión, quienes representan el jurado que selecciona las películas ha decidido omitir hacer algún esfuerzo por promover las mejores películas de este año: (“Nana”, “Caribbean Fantasy”); y ha cometido la desfachatez más grande en lo que tiene la Dirección General de Cine: elegir a “Flor de Azúcar”, de Fernando Báez, para los Oscar y “La Familia Reyna”, de Tito Rodríguez, para los Goya; ignorando, también -de esa forma- un retrato interesantísimo sobre la violencia como lo es “A orillas del mar” de Abud.

La decisión, anunciada por el presidente del jurado Omar de la Cruz [también director del Festival de Cine Global Dominicano], vino con la caradura de decir que esta era la mejor elección de películas en todo el tiempo que lleva la DGCINE mostrando un claro desconocimiento y desinterés por el cine nacional, su importancia, su valor y su cultura. Ambas películas, destacadas el pasado miércoles 7 de septiembre, representan de lo peor del cine nacional y sin embargo ahí están.

En un pobre escrito sobre la actividad y en defensa de esa decisión, José Rafael Sosa [quien es también parte del jurado] destaca que “Flor de Azúcar” fue una película “aclamada por la crítica”.

Pero, ¿cuál crítica fue esa?. El “cronista de todo” hizo las mismas declaraciones sobre “María Montez”, un filme generalmente odiado protagonizado por Celinés Toribio. En fin, veamos lo que tienen que decir críticos establecidos como Félix Manuel Lora y Pachico Tejada sobre la película:

El problema surge cuando se coloca en la balanza la belleza estética de su cinematografía y lo que realmente es efectivo como narración.

Por lo que se desprende del visionado de esta obra, tanto a Claudio Chea como el propio Fernando, se decantaron más por hacer un ejercicio fotográfico que por favorecer la misma fotografía al servicio de la narración.

Sólo en algunos momentos se concentran en aprovecharla al máximo, más en su mayor parte, la belleza bucólica del campo dominicano es lo que prima, desaprovechando un material argumental valioso para describir cinematográficamente el contexto opresivo de la propia dictadura.

Y esto ha sido la trampa que ha caído este filme, al igual que los demás filmes dominicanos que han tocado la época de la tiranía trujillista. La fotografía no corresponde a la colorimetría que debería tener en estos casos.
Felix Manuel Lora

 

Sin embargo, no muestra una razón de peso por la que este rol tenga que hacer el sacrificio que le toca, más allá de las reiterativas imágenes de la Biblia, como si fuese un personaje más de la historia. En ese sentido, Báez quiere dar un sentido cristiano a la historia, un elemento que hace ingenua a la película.

Esto, junto a los diálogos insulsos y carentes de profundidad que tiene el filme, y la intención evangelizadora hacen flojo y menos creíble el relato. Esta ingenuidad no está presente en el cuento.
– Pachico Tejada

Así que no sabemos de cuál “crítica” habla este periodista.

Durante el evento también se reveló que las miembros del jurado Maria Elena Nuñez y Elvira Lora [jurado que completan Brando Hidalgo, José Rafael Sosa y Alfonso Quiñones] la tuvieron “difícil” porque se vieron obligadas a ver las películas de manera “apresurada”. O sea que… ¿no las habían visto? ¿Tuvieron que verlas todas en una semana, en un mes, en un día? ¿Por qué buscar personas cuya costumbre no es ir al cine y ver películas?.

¿Cuáles son los requisitos para que una película sea elegible?

La academia solicita que una película extranjera, para ser elegible para sus premios, debe ser estrenada comercialmente en su país antes del 30 de septiembre de cada año. Películas estrenadas después de esa fecha este año, podrán ser elegidas para el año próximo. O sea que películas como “Dinero fácil”, “Del Color de la Noche” y “Túberculo Gourmet”, estrenadas a finales del año pasado, bien podían ser elegidas para ser las representantes en ambos premios.

A estas podemos agregar: “Mi suegra y yo” de Roberto Ángel Salcedo; “A orillas del mar” de Bladimir Abud; “Loki7” de Ernesto Alemany; “Nana” de Tatiana Fernández; “El Camino Correcto” de José Carlos Goma. El caso de “Caribbean Fantasy” puede ser debatido porque tendrá una presencia comercial el 6 de octubre en Palacio del Cine, pero la película de Johanne Gómez ya se presentó en el Colonial Gate de la Zona Colonial por unas cuantas semanas.

Elegir películas de ficción como representantes no excluía la posibilidad de enviar documentales y cortos y este es un buen año para eso. “Nana” y “Caribbean Fantasy” son de las mejores películas del año y dignos representantes del cine local. En cuanto a cortometrajes, “Tiznao” de Andrés Farías y “Azrael y Malaquias” de Alexander Viola son reconocidos trabajos que merecen esa atención.

Lo que sucedió el pasado miércoles 7 de septiembre es vergonzoso y fue tratado como tal por algunos pocos, incluyendo quién escribe. Cuando suceden cosas así el mejor camino no es la diplomacia, es sostener a las personas que se tienen en frente responsables del pobre trabajo que han realizado y del daño que le hacen con su desdén, dádiva y amiguismo; al cine nacional.

 

3 Responses to " Editorial: La vergonzosa elección dominicana para los Goya/Oscar "

  1. Ciertamente La Familia Reyna no es material para prenominación a Oscars, pero eso de rebajarla a “lo peor del cine nacional” poniéndola a la altura del clavo de Flor de Azúcar creo que es una exageración. Me resisto a creer que esa opinión haya brotado porque en ambas hay referencias bíblicas.

  2. M. Helm says:

    Es una pena. “A Orillas del Mar” está como hecha para los Goya.
    Noto recientemente un intento de tendencia de meter una surrapita religiosa en las películas criollas, y hasta en documentales enteros.

  3. No entiendo cual es la insistencia de los realizadores de estas peliculas de poner esa surrapa religiosa. Como se diria aqui en los estados unidos eso es “condescending”. Algo panfletario que nada de bueno le anade a la pelicula. Si usted quiere enviar un mensaje, pues envie un telegrama, un correo electronico, un twit, un mensaje en redes sociales, pero no en pelicula. Cuando usted hace una pelicula dizque para enviar un mensaje, es el disparate mas grade.

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.