You are here: Home // Festivales de Cine, Muestra XVIII // XVIII Muestra: La Academia de las Musas de José Luis Guerin

XVIII Muestra: La Academia de las Musas de José Luis Guerin

La-academia-de-las-musas-7
por: Juan José Namnun Tavarez 

¿Para qué sirve un filme?

En su filme de 1997 “Tren de Sombras” José Luis Guerin (Barcelona 1960) parecía preguntarse ¿Para qué sirve un rollo de celuloide? (Precisemos, varios rollos de 16mm) y construía su respuesta a partir de la existencia de un cineasta domestico, espectral y del Montaje. En el 2007 en el filme “Dans le ville du Silvie” la pregunta parecía ser ¿Para qué sirve un recuerdo? Y a su respuesta se llegaba a través de los bocetos de un pintor en su cuaderno de dibujo. En “Guest” del 2010 y en tono de “documento” la respuesta a la pregunta que se plantea en el filme, es visceral, casi reactiva y viene registrada en la misma voz del autor: “La pintura, la pintura es más importante que el cine”. Estos ejemplos presentan una constante en la filmografía de Guerin (Recurrente en “Los motivos de Bertha” y su rodaje dentro del rodaje, “Innesfree” y el pueblo ficticio que evocó John Ford en “The Quiet man” “En construcción” que es literalmente un curso de estudios superiores en cinematografía, “Unas fotos en la ciudad Silvia” que es un largometraje y a la vez el boceto de otro largometraje)

Guerin quizás el más cinéfilo de todos los cineastas contemporáneos es también quien parece poner más en entredicho la solidez de la propuesta estética del cine como ente autónomo. Sus películas acostumbran a presentar preguntas como: ¿Para qué sirve un rodaje? ¿Cuál es el valor del celuloide? ¿Quiénes han sido las grandes estrellas en los lugares donde se supone que dejaron su huella? ¿Por qué producir una película con un personal técnico y artístico especializado si un individuo con una cámara fabricada para grabar bautismos, bodas y cumpleaños puede contar la misma historia? ¿Para decir lo que ya han dicho antes y mejor: Rembrandt, Degas y hasta Hopper se necesita contratar a un pequeño ejército de vestuaristas, maquilladores y decoradores? ¿Puede un actor, o actriz expresar mejor la huella de las pasiones, vicisitudes, placeres y alegrías en el rostro que Velásquez, Rafael o Leonardo? ¿Osará algún Director de fotografía insinuar que  el y su equipo de cámara han logrado capturar mejor el diáfano y obscuro viaje de la luz que: Caravaggio, Turner, o que las Escuela Flamenca e Impresionista?

  Poner  en entredicho el valor mismo del cine como arte eso ha hecho la Filmografía de Guerin y eso vuelve a hacer, partiendo de Dante, en “La Academia de las musas” (largometraje tan peculiar y modesto como profundo) En esta ocasón  las respuestas que construye resultan ser un arrebato de dudas confluyentes a las puertas del Averno (literalmente) Es menester reconocer que si el valor de este filme residiera solo en lo antes expuesto, su interés podría limitarse a los cinéfilos duros, los seguidores del cineasta, los aspirantes a cineastas y al resto de los colegas de Guerin, el público en general estaría mejor servido obviando el filme que vendría a ser un artilugio estético más propio de una bienal de artes visuales o de un simposio académico. Sin embargo “La academia de las musas” y en esto reside tal vez su redención; muestra también de una manera sutil (sin ninguna intención de pontificar) que nuestras acciones tienen consecuencias sobre aquellos que decimos amar y lo hace de una forma tan fehaciente que al final,después de verlo, se hace catarsis.

 

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.