You are here: Home // Festivales de Cine, FICG29, Peliculas, Reviews Internacional // Documentando el tango y dos veteranos cantautores #FICG29

Documentando el tango y dos veteranos cantautores #FICG29

tango-de-una-noche-de-verano

“Tango de una noche de verano” [dir. Vivianne Blumenschein]

¿Sabías que el tango es de Finlandia?

Esa es la pregunta que realmente no busca responder la directora Vivianne Blumenschein ante las declaraciones del aclamado director finlandés Aki Kaurismaki de que el tango nació en Finlandia y llegó a Buenos Aires vía los marineros que viajaban hacia allá.

Más que probar la veracidad de esta aseveración por Kaurismaki, Blummenschein hace una especie de “road movie” encantador en la que tres tangueros argentinos: Walter “Chino” Laborde, Diego “Dipi” Kvitko y Pablo “Maestro” Greco; viajan a Finlandia en busca de conocer el tango finlandés.

Lo encantador de este pequeño documental es la evolución de sus personajes. Los argentinos, caracterizados por su ego, van en busca de defender el origen del tango. “Me molesta que quieran decir que el tango es finlandés, me molesta también que ahora sea patrimonio de la humanidad. O sea, lo bueno es de todo el mundo pero los problemas son de cada país” dice Diego, el más renuente de los tres. Sin embargo, al final, más que querer defender el origen del tango, los argentinos van aprendiendo del tango finlandés mientras visitan las casas de los músicos y cantantes más emblemáticos de este género musical en ese país tan lejano.

Al final, la película de Blummenschein es una oda a la nostalgia que brinda el Tango. Es un road movie encantador clásico en la que tres personas van a un lugar con una idea y en el camino terminan aprendiendo muchas cosas más. El tango, como dice uno de los artistas finlandeses, no debería ser tango argentino ni tango finlandés ni alemán ni ruso, sino simplemente tango. Y así, al igual que el tango, “Tango de una noche de verano” es un camino nostálgico encantador de esos que deseas que fueran más largo, 90 minutos sin desperdicios.

serrat-y-sabina-el-simbolo-y-el-cuate

“El símbolo y el cuate” [dir. Francesc Relea]

Esta historia arranca junto al mar

Es una tarea fácil y difícil documentar lo que fácilmente podría ser la última gira de la carrera artística de Joan Manuel Serrat y Joaquin Sabina. Digo fácil, desde un punto de vista muy lejano, porque ambos artistas son dos personajes encantadores y para que este documental falle debería ser muy, MUY malo; y difícil precisamente porque se trata de documentar lo que podría ser la última gira de estos dos emblemáticos cantautores.

“El símbolo y el cuate”,  es el nombre adecuado para el documental de Relea porque pareciera que las descripciones de ambos cantautores son así para él. Serrat es el símbolo, Sabina es el cuate y por lo tanto tenemos mucho más del símbolo que del cuate en este documental.

Las contradicciones entre ambos artistas son palpables y ellos bromean sobre eso en los escenarios como parte de su show. “Lo mío es follar”, dice Sabina – “Tu, muchas drogas, mucho vomitar sangre y mucho chico malo; pero lo de follar es poco”, lo remata Serrat. Este es el encanto y la premisa del documental. Relea recalca la historia de la importancia de la música de Serrat para países latinoamericanos que durante su apogeo como cantautor la mayoría sufría de duras dictaduras e incluso sus presencia e interpretaciones eran prohibidas. Por eso, la voz de Serrat para el maltratado pueblo latinoamericano significaban libertad y eso Relea lo destaca muy bien.

Por el otro lado, aunque no lo necesita porque ya es un personaje en si, “el cuate” no está tan representado ni siquiera como cuate. Hay un momento en el que el mismo Sabina revela que todavía batalla con sus demonios y que por eso su esposa lo acompaña a todas las giras. “Yo no tengo autocontrol y por eso ella está aquí; porque si le doy al cuerpo lo que el cuerpo pide mañana no puedo cantar” destaca Sabina en el documental. Fuera de ese momento no hay mucho Cuate en el documental, los polos opuestos en la personalidad son palpables cuando ambos artistas están en pantalla: Sabina fuma constantemente y es más tosco mientras que Serrat se le ve más afable; pero, como he dicho en varias ocasiones, Relea no toma el mismo tiempo que dedica en destacar en porque Serrat es el símbolo, en destacar el porque Sabina es el cuate y tal vez por esto, quiénes no son seguidores de ambos cantautores no podrán apreciar la belleza que como quiera tiene este documental y una película debe funcionar más allá de los fanáticos del tema que se trata en pantalla.

Ambos documentales son parte de la sección oficial “Documental Iberoamericano” en la que participa la película dominicana “Blanco” de Melvin Durán.

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.