You are here: Home // Peliculas, Reviews Internacional // Review: 12 years a slave [dir. Steve McQueen, 2013]

Review: 12 years a slave [dir. Steve McQueen, 2013]

vlcsnap-2014-02-14-10h43m29s249
por: Guido Castillo [la reseña viene de su Letterboxd]

El momento más importante de 12 Years a Slave llega cuando Solomon Northup, luego de desafiar la autoridad de un empleado de su amo, es colgado de un árbol, y apenas sobrevive tocando con muchísimo esfuerzo el suelo con los pies. Un plano sin cortes poderosísimo.

Es clave porque aquí, con la economía visual que ya lo caracteriza, Steve McQueen aprovecha para hacer su comentario más agudo sobre la indiferencia de la institución esclavista. Es una toma en deep focus – en primer plano, Northup agoniza tratando de sobrevivir, en segundo, la vida continúa como si nada ocurriera. Sus compañeros esclavos lo ignoran, no hacen siquiera el intento de ayudarlo. Aunque están presenciando un acto atroz que en cualquier momento podría sucederle a ellos, la vida en la plantación debe continuar. Su existencia consiste en servir y ser invisibles, en no actuar a menos que se les ordene. También deben condicionarse a algo más horripilante aún: a no responder a sus instintos, a actuar constantemente en contradicción a cómo se sienten. En el caso particular de Northup, incluso a subvertir sus pasiones y su inteligencia.

Al igual que los personajes interpretados por Michael Fassbender en Hunger y Shame, McQueen instruye a Chiwetel Ejiofor a mantenerse distante e inescrutable. La historia es vista a través de sus ojos, pero su tragedia personal se convierte en una visión más amplia de los horrores que la maquinaria de la esclavitud dejó a su paso. Solomon Northrup es un hombre nacido libre y educado, al que le cuesta aceptar que dentro de este sistema no es diferente a los demás. Eso hasta que llega la segunda escena clave del relato, en la que paulatinamente se une al canto espiritual de los demás esclavos durante un funeral. Ya es uno de ellos. Un sistema cruel convierte a un hombre orgulloso y dueño de sí mismo en un sujeto anónimo y sin personalidad. Pasan doce años, pero el transcurrir del tiempo se siente inerte, porque la única certeza de sobrevivir se consigue viviendo exactamente como el día anterior.

No entiendo los comentarios sobre la supuesta violencia excesiva que se presenta en la cinta. Curiosamente, los momentos de mayor violencia para McQueen son en los que no ocurre violencia física – una madre es separada de sus hijos mientras su ama dice despreocupadamente “Don’t worry, she’ll soon forget them”, o el abuso psicológico constante de otra ama hacia una esclava que para su desgracia es la favorita de su marido.

Durante la escena más comentada de la película, en la que Northup es obligado a convertirse en agresor, es imposible no recordar la obra maestra de Kenji Mizoguchi, Sansho the Bailiff. En aquella como en esta, se demuestra que el peor efecto de la esclavitud es despojar a la víctima de toda dignidad y esperanza, obligándolo a convertirse de víctima en victimario.

Afortunadamente, la preocupación de McQueen no es buscar la respuesta a preguntas imposibles de responder, como qué puede convencer a un hombre creerse capaz de ser dueño de otro, por citar el ejemplo más obvio. Calvin Candie se apoya en la “ciencia” en Django Unchained, aquí dos personajes intentan explicarlo con versos bíblicos, pero la esclavitud fue una institución que perduró por siglos porque tanto el dominante como el dominado lograron convencerse de que era un fact of life, de que no había nada de malo ni extraño en ello.

Fácil para muchos ver estos horrores con distancia, cuando nosotros mismos somos un país construido sobre los cuerpos de miles de hombres como Solomon Northup. No ha cambiado mucho desde entonces.

12 years a slave
2013
dir. Steve McQueen
Actuaciones: Chiwetel Ejiofor, Lupita Nyong´o, Benedict Cumberbatch, Michael Fassbender. 

Leave a Reply

Copyright © 2012 CineDominicano.net. Todos los derechos reservados.
Powered by Bacon Studio.